31 de marzo de 2011

Cronología de un pasado








El tiempo parece no afectar tu presencia.

En lo recóndito de mis pensamientos aun te encuentras presente.

A pesar de encontrarme en un estado de total lucidez, el obsesionarme con dejarte ir lo pone en duda.

Hace tiempo que ya no me perteneces, si es que alguna vez fuiste realmente el complemento de mi existencia.

El darte protagonismo en mi vida era motivo de alegría, aunque a veces la mía quedara en segundo plano.

Que aburrida seria la vida si todo fuera perfecto.

El enemistarnos hacia de la reconciliación un momento sublime.

Hace tanto tiempo ya que te fuiste, y considero logre resentir de tu encanto.

Me encuentro tranquilo y ya sin ese vacío tan hiriente que habías dejado, sobretodo en la intimidad de la noche.

Conseguí superarte y por eso eres uno de mis mayores triunfos.

Lo demuestra el hecho de hacer una remembranza al citarte en estas palabras y reír al hacerlo.

Que te vaya bien... Pasado.


José Laurencio.
                                                    

29 de marzo de 2011

Twitter ¿red social o simple plataforma de noticias en tiempo real?









Este es un tema tan debatible y controversial que te obliga a pensarlo bien antes de hacer una reflexión pública acerca del mismo.

Las redes sociales hoy en día están en un auge cada vez mayor, y yo como usuario fiel no escapé a su influencia.

Cuando abrí mi cuenta hace ya algunos meses, encontré en esta plataforma un respiro a la vanidad de Facebook, una real herramienta de comunicación en directo. Leer las noticias en tiempo real al mismo que poder interactuar con miles de personas sin importar tu fisionomía, clase social o entorno fue el motivo por el que ganó mi interés de inmediato.

Trending topics, hashtags, menciones y retweets han sido términos que tuve que incluir en mi vocabulario para poder amoldarme y ser miembro activo en la comunidad. Pero como todo no es color de rosa, poco a poco ese positivismo se ha visto mermado.

Cuantas veces he leído a medida que aparecen “Reglas del buen Twittero”, “Normas de reciprocidad” etc… ¿Qué significa esto realmente? ¿No se supone que es una plataforma libre en la cual tengo el derecho a expresarme y actuar según mi forma de ver las cosas?

Muchos te dicen que debes generar contenido interesante, información común y nunca personal para poder lograr seguidores y sobretodo mantenerlos. Entonces es de suponer tener que convertirme en especie de periódico digital en orden de ser aceptado y nunca escribir algo relacionado a mi vida personal. Si disfruté un plato que nunca había probado, si viaje y conocí un lugar con el que soñé visitar ¿es completamente banal y falto de contexto el compartirlo?

A veces parece que me encuentro en una fiesta de etiqueta, en la cual si rompo los “patrones” de cómo comportarme, sería rechazado por los demás asistentes a la reunión.

¿Reciprocidad o una Oda al Ego? Prácticamente se ha convertido en una especie de ofensa el no seguir a quien te sigue. Tengo que verme obligado a recibir una marea de comentarios los cuales en buena parte no son de mi interés, sin mencionar que se consume como agua mi plan móvil de datos.

De estos estándares se salvan todos los famosos. Estos pueden hacer alarde prácticamente de millones de seguidores, incluso realizar apuestas al respecto para conseguirlos, sin beneficio alguno para el que los sigue. Creo el único podría ser el hecho de que en algún momento tu artista u actor favorito te llegara a mencionar.

La reciprocidad debe existir en esta clase de medios pues todos merecemos ser leídos y cada uno tiene algo interesante que decir, pero al igual que en el trato y las amistades en persona, cada quien tiene su público.

Yo personalmente estoy cambiando mi manera de percibir a Twitter. Ya no es para mí una verdadera red social en la cual todos estamos involucrados en lo que se escribe, sino un entorno en el cual puedo recibir información en tiempo real.

En la actualidad sigo a unas 600 y tantas personas, de los cuales diría unas 60 son con los que realmente interactúo. Cuando hago publicaciones de mi blog es evidente que aquellos directamente interesados en mis posts son esos 60, de resto difícilmente podrían percatarse, a menos que sean mencionados directamente.

Sé que para muchos la cantidad es importante, es como su rincón de fama propio. Yo en lo personal prefiero ser seguido por aquellos que realmente están interesados en lo que yo pueda expresar, sabiendo que sean 80, 800 o miles más, es por un interés real.

Preferiría seguir a aquellos que tienen un significado positivo para mí y por ello estar al pendiente de lo que expresan, no por mantener un número.

Todo es una evolución.

El tiempo dirá el camino que tome Twitter y como sea visto por la comunidad que lo integra.


José Laurencio.

26 de marzo de 2011

¡Amigos! ¿Por qué tenerlos?




Es tan difícil pero a la vez tan satisfactorio hablar sobre un tema el cual pienso se encuentra estrictamente relacionado con la sociedad humana. El mismo nos incluye a todos, sino que hablen aquellos que presumen de no necesitarlos y en su soledad lamentar no tener uno cerca.

Compañeros en la infancia y apoyo imprescindible en las buenas tanto como en las malas.

Motivos de risas, llanto, dudas, peleas, aventuras, borracheras y celebraciones.

Muchos de nosotros preferimos confiarles nuestros secretos y pecados en vez de a un cura, incluso antes que a nuestros familiares más cercanos.

Los convertimos en personajes principales o secundarios, según sea el caso, de nuestra vida diaria. Dejando entrever que el momento no sería igual sin su presencia.

¿De qué nos sirve cosechar éxitos y riquezas? Si no tenemos con quien compartirlas. Es tanto así, que dedicamos más tiempo conectados a redes sociales fraternizando, comentando o simplemente criticando todo lo que allí se dice, en ves de ocuparnos en cosas que para otros tiene una mayor transcendencia.

No hay que sentir vergüenza por mostrar la necesidad de compañía o afecto. 


Muchos se encierran por miedo al rechazo o a una burla. Así que antes de cohibirte, ¡exprésate! Nunca esta demás hacerle saber a alguien cuan importante es para ti. ¿Quién sabe? Puede haber algo muy especial esperando por ese momento. Es bien sabido que de la mejor amistad a vecen nacen las mejores relaciones.

En mis logros y caídas, de día o de noche, siempre estuviste presente. Entonces, ¿por qué aun dudas de tu importancia? Si eres parte vital de mi historia. Está claro que soy perfectamente capaz de labrar el camino por mi cuenta, pero sin duda que con tu ayuda todo se hace mucho más fácil.
                                                                                                                    ¡Gracias por estar!




José Laurencio.

23 de marzo de 2011

Aprendiendo a vivir con uno mismo




Días buenos y días malos ¿Cómo definirlos? Siempre depende de la perspectiva y de tu capacidad para afrontarlos y hacer de tu vivencia un aprendizaje, un camino…

Es tan reconfortante la sensación de haber logrado algo, pero lo es más aun cuando la vida misma es quien te premia.

No hay cosa más frustrante que sentir como se cierran puertas y caminos ante tus ojos y que por más que te esfuerces, el destino al parecer ya había decretado tu sentencia.

Muchos pensamientos corren por nuestras mentes, siempre analizando y buscando soluciones. Atormentándonos por decisiones mal tomadas o por el contrario riendo sin motivo y disfrutando el orgullo que provocan las buenas.

Lo cierto es que la vida es un sendero, si se puede decir, trazado única y exclusivamente por nuestras glorias y derrotas en las que el único protagonista eres tú, ¡Aprende a vivir contigo mismo! y encontraras ese equilibrio y esa paz que solo la claridad de pensamiento y acción te pueden otorgar.

José Laurencio.

22 de marzo de 2011

5 minutos en la vida de un bebe






A mis 29 años de edad y ya con tantas vivencias que quisiera repetir, otras que desearía borrar.

Los días son tan cambiantes, la verdad muy bruscos como para mantenerte neutral ante ellos.

Nunca pensé que una simple salida a cenar, casi sin hambre, sólo por la excusa de distraer la mente me diera nuevamente una perspectiva que, aunque también la viví en algún punto de mi vida, en estos momentos se encuentra vagando en lo más profundo de mi subconsciente.

El estar frente a un bebe que no tendría ni su primer año cumplido desde su nacimiento.

Su mirada perdida en cierta forma, por su falta de comprensión de muchas de las cosas que lo rodean.

Pero sin dejar dudas con su mirada que mama está justo ahí, enfrente de él, lo cual le da esa tranquilidad y seguridad que siempre ha sentido junto a ella desde que estaba en su vientre.

A su lado, ya conoce el sentimiento de pertenencia. Conoce la risa, al verla haciéndo caras; que hay otros a su alrededor parecidos a ella, pero que desconoce, por lo cual no puede evitar mirarlos fijamente, haciendo que su cerebro y todo su sistema madure y recicle información.

Entre esas personas estaba yo...

Al regalarme esos escasos segundos de su tiempo me permitió recordar cuan apacible e interesante debe ser esa etapa para todos nosotros.

Un mundo donde lo bueno y lo malo no tienen definición aparente, donde sólo existe el aprendizaje, las emociones en su forma más pura. Tan indefenso y a la vez tan independiente.

Creo que precisamente eso es lo que nos provoca compasión y nos activa el sentimiento cuando los vemos.

Algo tan real, para nada ficticio, donde todo lo que ves es lo que es. No puedes hacer otra cosa que maravillarte y darte cuenta que donde sea que te encuentres en tu vida, en un momento fuiste él.

Ojalá tuviéramos los adultos la capacidad de volver a ese estado de simplicidad, donde todo lo que nos dicen y lo que vemos es lo que realmente significa.

Un espacio donde la mentira no tiene sitio, donde no existe pena o vergüenza de explorar y demostrar lo más puro que tenemos…nuestra inocencia.


José Laurencio.