8 de mayo de 2011

A ti, mamá


           A ti siempre, mujer de mi vida, gracias.

Sólo tengo una perspectiva, pues tuyo es el don de la vida.
¿Cómo describir lo que sentiste? 
¿Lo que sufriste? por traerme al mundo.
Cómo explicar que, 
aun cuando fuese un momento terrible también fue mágico, 
pues para ti significó el antes y el después de tu vida.
No puedo hacer otra cosa, 
por mi parte,
sino darte mi eterno agradecimiento.

Me viste nacer, crecer y desarrollarme.
Me cuidaste y me defendiste contra todo mal que estuviera a tu alcance.
Pero llega la adolescencia y con ella todos mis egoísmos.
Antepuse mis problemas, incluso atribuyéndote algunos,
sin darme cuenta que sólo eran mis hormonas, que al hablar cegaban mi razón.

Yo me molestaba, 
tú sólo trababas de hacerme entender,
de buena o mala manera, pues también eres carne y huesos… no somos perfectos.
Quise muchas cosas en el camino, unas me las diste, otras no.
Lo único innegable fue el amor incondicional que me diste,
tus ganas de hacer cada día para mi el mejor.

Sin duda eres y serás la mujer más importante en mi vida.
Siendo ya un adulto,  
aun me veo en tus ojos como tu pequeño.
La edad me permitió entenderte, 
cuando comprendí que: 
no hay algo más preciado e importante para una madre, que la vida de su hijo.

Aún tengo la suerte de tenerte conmigo, otros ya no.
No puedo imaginar el dolor de decir adiós a quien te regaló la existencia.
Leyes de vida supongo, aunque no por ellas menos indeseable...

Tuyo es el vientre de la vida, tuya es la formación del ser, en ti, reside lo más puro del sentimiento, el amor eterno.
        Conmigo por siempre ¡Mamá!

7 comentarios:

  1. Tengo la suerte de que mis padres apuraron el tranco y apenas 16 años nos separan de experiencia de vida. De niño mi madre fue como mi hermana mayor y como siempre ha sido guapa desde chico tuve que aprender a que me dijeran cuñado en la calle. Con el tiempo aprendí que eso era algo para estar orgulloso y en lugar de molestarme me agradaba.
    Hoy que ambos somos mayores tengo el gusto de decir que comparto con ella muchas cosas, su alegría de vivir y la depresión que heredamos de la familia. Ambas cosas contradictorias son también lo mismo. Alegrarse es no sentir pena.
    Mi madre no me ha enseñado a vivir, aprendió conmigo. Juntos hemos pasado por cosas que la complejidad de las conductas personales te hace sentir. Ella y yo somos críticos de los demás y no tenemos desparpajo alguno por no mirar la viga en nuestro ojo. Me reconozco en su no saber perder, en sus ganas de vivir en un mundo más limpio, en su amor por los animales antes que el prójimo, en su crítica frente a la autoridad siendo autoritarios a fondo.
    No puedo pararme frente a ella a entregarle miles de alabanzas, pues ella misma me enseñó a mirar el mundo más abajo del agua que todos creen ver.
    Mi madre, es una amiga y mi apoyo. Y para ser amigo se necesitan dos. Para ayudarse no hay uno.
    Mis padres y mis hermanos, somos un pequeño núcleo donde no ha entrado mucha gente, pero los que han venido han aprendido que la vida para nosotros es algo más que las sonrisas y el aprecio. Mi madre se ha encargado de eso, mostrarnos el mundo como es, o como ella lo ha mirado y con la perspectiva del tiempo siento que lo ha hecho bien. El mejor elogio que el puedo hacer es que la quiero tanto como ella a mí y cuando parta, estoy seguro que sabrá que así fue.

    ResponderEliminar
  2. Estimado amigo, gracias por ese regalo de comentario en el post, en sí ya es un escríto! se que todos estaran de acuerdo cuando lo lean. Es para mi un honor que compartieras algo tan íntimo como lo es tu familia. Encuentro tan interesante la poca diferencia de edades, tuvo que haber sido realmente una unión por demás constante, porque muchas veces dejamos de hacer cosas con nuestros padres por estar con nuestros amigos. Mil gracias por tu comentario, por hacerme parte de tu historia por un momento y dios bendiga a tu familia.

    ResponderEliminar
  3. Interesante el relato. En un momento me dieron ganas de llorar jaja. Pense en mi madre. En cuando me cuidaba las veces que estaba enfermo, en los postres o tortas que e cocinaba de niño, cuando me acompañaba y me ayudaba con las tareas de la escuela. Ahora si bien la tengo todavia ya no es lo mismo. Soy yo el que debo estar mas atento de lo que le ocurre a ella que ella de mi. Tampoco se si habre cumplido con los deseos o ilusiones que ella habra tenido que fuese o la habre defraudado. Y no quiero imaginarme el dia en que ya no la tenga. Seria un paso dificilisimo.
    Pero bueno. Como vos decis. Es la ley de la vida. No hay nadie que sea inmortal. No hay que detenerse en esto a deprimirse. Sino a seguir el camino y tratar de ser fuertes. Y seguramente habra un dia en el que nosotros partiremos de este mundo y nuestros hijos, si es que los tenemos, nos recordaran.
    Un abrazo y buen fin de semana. Chau

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tan emotivo comentario. ciertamente son pasos de la vida que todos debemos dar, desagradables si, pero con suerte y gran positivismo siempre estarán con nosotros todos los buenos momentos, y esos son imborrables ante el tiempo, disfrútala y recuerdo que tu eres su mayor logro, así que comparte con ella y créeme la harás feliz, gracias por visitar el Blog.

    ResponderEliminar
  5. Wow! realmente hermoso... te informo que me has hecho llorar, sí, pensé en mi madre y es un asunto realmente fuerte para mi, ya que ella ha hecho cosas por sus 4 hijos que de verdad son de admirar. Todos decimos que tenemos la mejor madre del mundo, del planeta, de toda la existencia, y es por esa bondad que Dios les da para poder criarnos y soportar cualquier adversidad con más fuerza que cualquiera, y que ya desde el nacimiento empiezan a afrontar. Las amamos, las respetamos, y aunque no siempre las entendemos nuestro amor por ellas es tan infinito como el de ellas por nosotros. Nueva en tu blog, saludos desde El Paraíso... :)

    ResponderEliminar
  6. Gene, no se podía expresar de otra forma ese sentimiento sino como lo has hecho! me siento honrado por haber movido sentimientos en ti con mis palabras. Gracias por tan buen comentario y ciertamente no hay vinculo más fuerte y eterno que el de una madre y un hijo.

    ResponderEliminar
  7. rocio del Carmen Treviñojunio 27, 2012

    Felicidades,gracias por compartir, Dios siga dando ese bello sentir y habilidad de la escritura, a mi tambien me gusta mucho escribir, y mira, creo que el ver este blog, me ha inspirado para seguir haciendolo y compartirlo por aqui, Dios te bendiga !!!

    ResponderEliminar

¿Te gustó la lectura? no fue gratis, vale un comentario!!!